Dos jóvenes amantes son los protagonistas de la Love session Mallorca – sesión de pareja. Dos chicos a los que no conocía, pero entre conversaciones, salió el tema de que yo era fotógrafo de bodas en Toledo. Unas vacaciones increíbles, y una pareja que empezaba su relación de forma tímida pero intensa. A los que tuve la suerte de poder fotografiar unos minutos, y hacerles una corta, pero intensa, sesión de fotos en la playa. Sigue leyendo, que esta historia de amor está llena de anécdotas. (Por ejemplo la cámara que utilicé).

Love session Mallorca – sesión de pareja – fotos en la playa

Patri & Tristán una bonita pareja unida por su trabajo de temporada o verano. Voy a contaros esta curiosa historia y como se desarrolló la Love session Mallorca – sesión de pareja. Me fui de vacaciones con mis dos chicas a Palma, uno de los lugares más bonitos que conozco. Y yo veía por el hotel a esta pareja, hacían fotos a familias y a niños durante todo el día. Y luego les vendían fotos sueltas o reportajes completos. Yo, que soy muy curioso, me acerqué a ellos a preguntarles, y de ahí surgió la primera conversación. Les conté a lo que me dedicaba, y que era fotógrafo en Toledo. Me preguntaron que tipo de fotos hacía, y les mostré mi trabajo con el móvil una de las noches.

Yo, de primeras, no pensaba que eran pareja, pero cuando pasé más tiempo con ellos, me dí cuenta que algo había… Por su forma de mirarse o tocarse, se notaba que entre ellos había un pequeño amor que estaba empezando a brotar. Así que entre bromas y charlas, me comentaron que les encantaban mis fotos. Entonces fue cuando les propuse hacer una Love session Mallorca – sesión de pareja, y les encantó la idea.

pareja riéndose apoyada en pared Love session Mallorca - sesión de pareja Pareja en la piscina Love session Mallorca - sesión de pareja Entre la cama baliesa

El valor de nuestras imágenes – Love session Mallorca – sesión de pareja

Yo para todos mi viajes y mi vida personal, siempre llevo una cámara destinada para ello. Es más manejable que las máquinas que utilizo para trabajar. Pero me permite crear mis propios recuerdos sin llevar un gran equipo encima. La idea era haber utilizado mi propia cámara para realizar la sesión de fotos. Pero la mala suerte, hizo que diera un error de tarjeta. Y dejó de funcionar sin saber que había ocurrido. Menos mal que mis fotos personales quedaron a salvo y el fallo fue sólo en la máquina. No nos damos cuenta del valor que tienen nuestros recuerdos desgraciadamente hasta que los perdemos. Es importantísimo, poder mirar atrás, y ver como ha crecido tu hija. O como va pasando el tiempo para todos, tener fotografías es un tesoro, y no nos damos cuenta de que estamos creando una historia visual y narrativa de nuestra propia vida.

Invertir en recuerdos – Fotos de parejas enamoradas

Invertir en recuerdos, es súper importante. La vida pasa por delante de nosotros a mil por hora, y si no congelamos fragmentos de ella, no seremos capaces con el tiempo de recordar lo que dejamos atrás. Una buenas fotografías, son como un buen vino, con el tiempo tienen mucho más valor. El tiempo pasa y no se detiene, los hijos crecen, nuestros mayores fallecen, y mientras la vida se nos escapa por momentos. Perdón que me voy por el lado más sentimental, y dejo a medias la anécdota… jajaja.

Entonces como ellos tenían una cámara para realizar su trabajo en el hotel, era una cámara de gama media y con un objetivo económico. Tuvimos sólo unos 40 minutos para realizar la Love session Mallorca – sesión de pareja, porque ellos por su trabajo no disponían de más tiempo y yo tenía horarios limitados para la cena. Sólo les pedí que estuvieran en pareja, y dimos una vuelta por las calles aledañas al complejo. Buscando luz, color y composición.

vamos de la mano Love session Mallorca - sesión de pareja sesión en Palma Pareja con barandilla roja Love session Mallorca - sesión de pareja Atardecer en Palma Love session Mallorca - sesión de pareja Riéndose en la playa Love session Mallorca - sesión de pareja

Las fotos no las hacen las cámaras, sino las personas

Me encantaba ver las caras que ponían Patri & Tristán. Cuando les enseñaba algunas de las fotos que les iba haciendo sobre la marcha, y directas de cámara. No se lo podían creer, como con su propia cámara salían esas imágenes. Con esto quiero decir que las fotos no las hacen las cámaras, sino las personas. Es la forma de mirar y sentir la que lo cambia todo, y esa es la parte más importante de un fotógrafo. Un buen equipo te da velocidad de manejo, mejor calidad y mayor precisión, pero nunca hará buenas fotos por si sólo.

Espero que os haya gustado esta preciosa historia, de una joven pareja. Ellos tendrán siempre el recuerdo de ese verano en imágenes que serán eternas para siempre. Aquí os dejo el enlace una bonita postboda en Mallorca de otra pareja. No te vayas sin verlas!!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.